viernes, 30 de enero de 2015

Aniversario Kun

Despido este mes de enero con un nuevo aniversario, se cumplen cinco años de aquella mañana en que nuestro Kun decidió adoptarnos.
Creo que ya os he contado en alguna ocasión como entró en nuestras vidas, pero nunca está de más recordar las cosas buenas, ¿verdad?
A Kun le encontré acostado en el descampado que había junto a nuestra antigüa casa, le reconocí nada más verle, era el perro que la mañana anterior nos acompañó a mis perras y a mí durante todo el paseo.
Recuerdo que ese día nos seguía con dos o tres metros de distancia, se paraba cuando nos deteníamos y movía la cola cuando le decía algo, pero si trataba de acercarme retrocedía. Así hasta que llegamos a casa que se quedó sentado mirando como entrabamos, dejé a las perras dentro y volví ha salir con agua y comida, pero ya se había marchado. Esa era la primera vez que lo veía y pensé que seguramente no le vería más, ya que solían aparecer muchos perros por aquella zona, algunos se hacían habituales y otros simplemente seguían su camino.

Pero a la mañana siguiente, allí estaba, acostado junto a la casa, seguramente esperándonos para pasear de nuevo con nosotras o quizás decidió confiar y pedir ayuda, porque nada más verme se levantó y lejos de huir como el día anterior, se acercó y me abrazó. Por eso siempre digo que fue él quien nos adoptó.

Aunque en cierto modo siempre (o casi siempre) son ellos los que lo hacen, ¿no os parece? :-)

video

jueves, 29 de enero de 2015

Acabando con los males (eso espero)

Entre una cosa y otra, este mes de enero lo he pasado haciendo de enfermera desde sus primeros días.
Comenzamos el año con el cúmulo de malestares varios que ya os relaté en el Ambulatorio en casa y así hemos continuado, cambiando de paciente y malestar hasta el día de hoy.

El temporal de frío de la pasada semana, hizo recaer a Leia, Fresa y Mango con los dichosos mocos.
Pero a quien más le afectó fue la pequeña Mishón que pasó 3 días muy decaída, sin ganas de comer y vomitando todo lo que ingería (incluida agua y medicación), así que tuve que aislarla en el aseo para que el resto la dejaran recuperarse tranquilamente. Tras pasar toda la semana en tratamiento, recuperó su chispa y ya está de regreso jugando con sus compis.

 Tras 3 días de tratamiento:
Mishón de regreso con sus compis

También Danna ha pasado unos días bastante mal y con la nariz taponada, lo peor... que ella no se deja manejar, sigue siendo miedosa y desde que la llevé a castrar este verano perdió la poca confianza que me tenía, bufa y suelta zarpazos cada vez que intento tocarla, así que cuando llegaba la hora de su medicación era una odisea, especialmente los últimos días que ya se encontraba mejor y tocaba correr tras ella para "cazarla". Por suerte ya está casi recuperada, "casi" porque a consecuencia de esos días que estuvo sin poder oler, apenas comió y ha perdido peso que ahora toca recuperar.


Por otro lado, una vez eliminado totalmente el pienso sin cereales que les produjo los problemas gastrointestinales, Merlín ha vuelto con su alergia, de nuevo está lamiéndose en exceso y ya se van notando algunos "claros" en los costados; lleva unos pocos días comiendo un nuevo pienso sin cereales que espero le funcione y sobretodo le siente mejor que el anterior. Además ha tenido un nuevo brote de otitis que le hacía ladear un poco la cabeza, mañana es el último día de tratamiento y parece que ya está controlado.


También siguen mejorando:
- Derek, que aún tiene un par de meses por delante comiendo su pienso urinary (por suerte le encanta y hasta se espera junto al mueble para que le ponga su ración), ya se encuentra mucho mejor de su cistitis y orina sin problemas.

- Machi, sigue contento, cariñoso, comiendo bastante bien y ganando peso. Esta misma mañana le he pesado y menuda alegría!! ya pesa 4,200 kilos así está de guapísimo el tío



El resto siguen bien, sanitos y felices, parece que ya vemos el final de esta mala racha! :-)

jueves, 22 de enero de 2015

Aniversario Luigi

Y seguimos con las celebraciones!
Esta vez le toca el turno a LUIGI que cumple su primer añito en casa.
Cuando llegó aún era un cachorrito, apenas levantaba un palmo del suelo y solo conocía la vida en la calle, su pequeño cuerpo estaba repleto de miedo y desconfianza.
Costó días que saliera del transportín por su propia voluntad y pasaron semanas hasta que dejó de asustarse, pero poco a poco fue confiando y ahí comenzó su transformación.
Hoy es un simpático jovencito, al que le encanta jugar, trepar, saltar, correr tras las pelotitas o acurrucarse tranquilamente a sestear junto a cualquiera de sus compis.

Felicidades pequeñín, gracias por permitirme disfrutar de esa eterna sonrisa.


martes, 20 de enero de 2015

Aniversario Akira

Hoy estamos nuevamente de celebración, mi osica cumple seis añitos :-)
Seis años en los que hemos disfrutado con sus ocurrencias y trastadas, en los que hemos crecido, madurado y aprendido juntos. El pequeño terremoto que arrasaba con todo a su alrededor, es ahora toda una señora perra que adora la tranquilidad, pero que aún sigue haciéndonos reír con sus "ataques" de locura en los que vuelve ha correr y jugar como si de nuevo fuera una cachorrita.

Espero que nos regales tu compañía otros seis años... o más!! Te quiero gordi


martes, 13 de enero de 2015

Martes y Yuki

Nunca he sido una persona supersticiosa, paso bajo las escaleras si es necesario, me encantan los gatos negros y el número 13 siempre ha estado marcado en mi vida, en ocasiones tristemente, pero no por eso lo considero "maldito". 
Prefiero quedarme con lo positivo, como por ejemplo, el 13 de enero de hace ya tres años (puff... como pasa el tiempo), ese día entró en mi vida un auténtico ángel, mi pequeño Yuki.
Por aquel entonces, aún era un cachorrín de apenas 3-4 meses, pero ya había sufrido en su pequeño cuerpo la dureza de la vida en la calle.
Cuando llegó, acababan de recogerlo víctima de un atropello que le ocasionó un derrame cerebral; aunque su vida no corría peligro, ya nunca sería un "gatito normal" y doy fe de que así es, porque mi Yuki, es el gatito más bueno, dulce, cariñoso y adorable que he conocido. Es como un hermano para todos sus compañeros felinos, el "papi" adoptivo de los más pequeños, todos le adoran y yo la primera.

¿Quién dijo que el 13 trae mala suerte? ;-)





domingo, 11 de enero de 2015

El ambulatorio en casa

Como ya os he comentado en alguna ocasión, al tener tantos pequeñines, es fácil encontrarse frecuentemente con algún problema de salud que requiera cuidados extra o incluso atención veterinaria.
Otra cosa que todos sabemos de sobra, es que los problemas, en este caso de salud, nunca vienen solos.
Y así andamos desde hace ya unas semanitas, inmersos en una racha de malestares varios que espero nos abandone pronto y no regrese en una larga temporada.

La historia empezó antes de Navidad, cuando de repente, la casi totalidad de los gaticos fueron mostrando cuadros de gastritis, diarreas, vómitos e incluso tuvimos que tratar a nuestro Mau, que en sus 8 años no había tenido más problemas que la gingivitis crónica que padece, de una fisura anal consecuencia de tanta descomposición.

Al principio crees que es algo puntual, cuando van aumentando los afectados ya piensas en un virus, pero siguen pasando los días, el tratamiento no hace efecto y así, hasta que un día se enciende la bombilla... ¿será cosa del pienso? Pues sí amig@s!
Después de tres meses comiendo pienso sin cereales, que es cierto, ya les había soltado un poco el estómago durante los primeros días, incluso haciendo el cambio gradualmente; pero tras el periodo de transición lo habían estado comiendo estupendamente e incluso Merlín había mejorado de sus problemas de alergia desde que lo comían. Pues de repente les sentaba fatal y cuando digo fatal, hablo de 30 gatos con diarreas y/o vómitos, que se han ido solucionando conforme han vuelto a su anterior pienso.
Y es que muchas veces, en nuestro afán por darles siempre lo mejor, nos equivocamos, en este caso estaba contenta por haber mejorado la calidad de su comida, dándoles un pienso sin cereales, que se supone es lo ideal para ellos, pero parece que sus estómagos no opinan lo mismo y como lo principal es su bienestar, pues no hay más que hablar, volvemos al pienso anterior que también es bueno y les va bien.

Como si se tratara de un chiste, una vez solucionados los problemas gastrointestinales, me encuentro con un Merlín algo apagado, como siempre que les noto bajos de animo, empiezo ha controlarle un poco más de cerca y es cuando le veo acudir al arenero y salir al rato sin hacer nada... no podía creerlo, después de tantas diarreas ahora estaba estreñido???

De inmediato una bolsita de su malta preferida, masajes en el estomago y... nada, por la noche un poquito de aceite de oliva, más masajes y nada, a la mañana siguiente el arenero continúa limpio, así que llamada al veterinario que además de lo que ya estaba haciendo, me recomienda darle lactulosa (1ml por kilo) cada 8 horas. Me preparo para la lucha, porque Merlinete es el típico gato que aún siendo un trozo de pan, no hay manera de darle nada por boca, pero esta vez, se portó de maravilla y menos mal porque después de la segunda toma al fin pudo ir al aseo y volver a la normalidad :-)

Y así llegamos a esta semana, que ha sido un auténtico no parar: con Machi sufriendo otra vez los síntomas de la estomatitis y por otro lado, un concierto casi continuo de estornudos y mocos, ya que buena parte de los peques de la guardería (y yo misma), hemos cogido uno de esos resfriados tan habituales en esta época, aunque molesto no ha sido demasiado fuerte, ya que ha excepción de Mango, Fresa y Leia, que sí han necesitado de mucolítico y colirio durante casi toda la semana, el resto se han recuperado por sí mismos en un par de días, con la única ayuda de un complejo vitaminico.

algunos de los enfermitos esperando su dosis de vitaminas
Día 2: concierto de estornudos y congestión

Día 4: Mucho mejor :-)

Como colofón a tanto malestar, el viernes tuvimos que llevar a Derek al veterinario, aunque de ánimo estaba normal, le ví entrar en varias ocasiones al arenero, estar un rato en postura de hacer pís y salir sin lograrlo, en este caso no quise esperar ha tenerlo en observación ni tan siquiera un día, ya que aunque es muy joven (pronto cumplirá 3 años), una obstrucción urinaria puede presentarse a cualquier edad y es algo realmente grave que puede incluso acabar con la vida de nuestro gato en un par de días; así que prefiero pecar de alarmista, antes que lamentar.
Por suerte, no había obstrucción, así que todo se solucionó con antibiótico y dieta de pienso urinario para eliminar y evitar la formación de arenilla.

Espero que a partir de ahora tengamos un pequeño respiro y poder hablaros de cosas más agradables. Aunque me gustaría que sacaseis algo útil de todo este relato, los animales, especialmente los gatos, saben ocultar muy bien cuando están enfermos, por eso es importante estar siempre atentos a cualquier cambio de conducta y consultar lo antes posible con nuestro veterinario, especialmente si se muestran apáticos, pasan mucho tiempo escondidos, hacen sus necesidades fuera del arenero, dejan de comer, beber...  porque un pequeño problema, puede volverse grave en cuestión de días.